Los Verdes de Europa en Alicante

¿Hay espacio para la ecología política en Alicante?

Conferencia sobre la mata atlántica 22 noviembre 2009

Filed under: Animales — los verdes de europa @ 19:31
Tags: , ,

En el Club Información de Alicante


A través de nuestra portavoz estatal, Esther Esquembre, nos ha llegado información sobre este acto que está organizando en colaboración con la Asociación Mata Atlántica. Os invitamos a tod+s a acudir y esperamos que os resulte interesante.

La Asociación Mata Atlántica, es una entidad sin ánimo de lucro con fines medioambientales con el objetivo de poner en marcha diferentes líneas de actuación para contribuir a la protección de especies en peligro de extinción y a la conservación del medioambiente. Su presidente, Serafín Doménech, es un profesional de la etología con amplia experiencia en trabajo con fauna salvaje, que después de casi 30 años dedicados al rescate de estos animales, ha decidido poner toda su experiencia al servicio de la protección de la fauna y flora del bosque amazónico litoral en Brasil, conocido como Mata Atlántica.

 

Jueves, 26 de noviembre de 2009, 20:00 horas

 

MISIÓN: CONTRIBUIR A PRESERVAR EL PULMÓN DEL PLANETA Y PROTEGER A LOS ANIMALES EN PELIGRO DE EXTINCIÓN


Entrada libre

 

Conferencia

Organizan:  Asociación Mata Atlántica
Lugar: Club INFORMACION. Avda. Doctor Rico, 17 – Alicante

INTERVIENE
SERAFÍN DOMÉNECH
. Presidente de la Asociación Mata Atlántica

PRESENTA
CRISTINA PÉREZ FORTES
. Directora de la Asociación Mata Atlántica

Más información: www.eco-mata.org


 

Otra forma de crear puestos de trabajo 23 septiembre 2009

Si ayer la industria fotovoltaica anunciaba su tan ansiada recuperación para 2010 y la creación de 10.000 puestos de trabajos (verdes) a través de un comunicado de ASIF, hoy era WWF la que animaba al gobierno a crear 150.000 nuevos puestos de trabajo a través de la reforestación de 2.000 millones de árboles para salvar los bosques españoles, el clima y la biodiversidad, según nos cuenta hoy el diario El Mundo.

En Alicante no hace falta plantar 2.000 millones de árboles, pero si nuestras autoridades fueran más ambiciosas, ya se habrían sentado con la universidad, las ONG y el sector turísitico a desarrollar un plan para crear empleo de forma estratégica en la provincia. ¿Cómo? A través de un plan integral de gestión de sus once casi desconocidos parques naturales, que incluya un plan de mejora de las condiciones de los mismos y de las zonas colindantes, de los accesos y del ocio y turismo de calidad que podría vincularse, incluyendo hoteles y establecimientos con encanto, rutas gastronómicas y facilidades para el turismo científico (de observación de las aves, por ejemplo). El plan podría incluir reforestaciones, dentro de los parques o en las zonas limítrofes, estudios científicos, un centro de interpretación de la fauna y flora, rutas guiadas, aulas verdes para las escuelas de la provincia, y una página web decente para dar a conocer las maravillas naturales alicantinas a los de aquí, y a los de fuera.

Se han quejado diversos sectores, y aparece de vez en cuando en prensa, que un porcentaje irrisorio de los millones de turistas que visitan Alicante cada año para sus vacaciones conocen y visitan nuestros parajes naturales. ¿Por qué no apostar por otro tipo de turista, más allá del golf y las playas, que va buscando sabores y paisajes auténticos? Nuestra provincia es, para sonrojo de muchos locales, conocida más allá de nuestras tierras por desatinos tales como Terra Mítica o Benidorm. En cambio, una búsqueda en internet hace ciertamente difícil encontrar datos sobre nuestras montañas y pueblos, tradiciones culturales y gastronómicas o fauna y flora. ¿Por qué no mejorar la información disponible y ofertarla como bien cultural?

¿Cuántos puestos de trabajo, de esos 150.000 que dice WWF, nos corresponderían? ¿Sería posible reconvertir a desempleados del sector de la construcción para el mantenimiento de los parques? ¿Se podría relanzar el sector turístico especializándolo en turismo rural con valor añadido? ¿Tienen ganas las autoridades alicantinas, la universidad y los diversos sectores en crisis de centrarse en posibilidades atractivas a medio y largo plazo que mejorarían la calidad de vida de tod@s?

 

La imaginación de l@s alicantin@s y la marcha de la Economía 24 agosto 2009

El Diario Información publica hoy una noticia informando de que el número de bares sigue en aumento en la provincia a pesar de la crisis. Nada menos que 350 nuevos locales de restauración han abierto en lo que va de año sólo en la capital. La noticia informa que son, por un lado, los nuevos parados que abren un bar/restaurante con la indemnización del despido y por el otro, los empresarios del sector de la construcción que, a falta de dónde invertir excendentes (!), han optado por la hosteleria. Dice el periodista que la razón es que todo el mundo piensa que puede dirigir un bar (craso error), que al final sólo visitarán sus familiares y allegados para arrimar el hombro. Yo detecto también la rampante falta de imaginación alicantina… Por no hablar de que el consumo ha caído al mínimo en las familias, y hay comercios cerrando todos los días. ¿Qué nos hace pensar que a “nosotros no nos va a pasar”? Y todo esto en el país de Europa con más bares por metro cuadrado y por habitante…

Pongamos que le han echado a Ud. del trabajo, y le han dado una cantidad X (¿6.000, 8.000 euros?) razonable como indemnización. ¿No tiene nada mejor que hacer que abrir un bar? Échele imaginación: yo le propongo decrecer. Si quiere abrir un negocio, abra una floristería donde informe a la gente del barrio como plantarse un minihuerto en la terraza para alimentar a una familia de 4 personas de forma barata y la tienda se le llenará de gente. Además, estará usted contribuyendo a mejorar la salud de la maltrecha agricultura española. Los huertos urbanos, que arrasan en EEUU, empezaban a hacer furor en Madrid y Barcelona antes de la crisis. Échele ganas, y convierta un hábito urbanita y snob en la salvación de los vecinos de su barrio.

Pero, ¿realmente quiere ir más allá? Entonces decrezca. Le propongo una fórmula salvaje que le proporcionará un futuro mejor, será Ud. más feliz y a la vez salvará al planeta. ¿La hipoteca le ahoga? Deshágase de ella: venda su casa (si de verdad quiere venderla no intente inflar el precio ni sacar partido. Los bancos están dando crédito y hay gente con dinero buscando la oportunidad que no han tenido en todos estos años de locura inflacionista).  Observe detenidamente a su alrededor y elija una ciudad pequeña para vivir, mejor si es un pueblo y mejor todavía si el pueblo es pequeño. Cómprese una casa y una huerta, y dedíquese al autoconsumo. De un plumazo se quedará sin deudas (la casa y la huerta juntas en el pueblo le costará la mitad de lo que valía su piso en la ciudad).  Si es usted generoso, cómprese una casa vieja y refórmela  con el dinero que se ahorra, estará creando puestos de trabajo. Al final, tendrá comida todo el año y un trabajo (las huertas no crecen solas, oiga). Si piensa que se va a aburrir en el pueblo, se equivoca. Y si lo hace, pronto encontrará que en el pueblo hace falta una panadería, una frutería, una horchatería, un servicio de transporte  o un gimnasio y podrá abrir su negocio al fin, con muchas más posibilidades de éxito. No abra un bar, posíblemente en el pueblo hayan diez y ninguno llega a fin de mes.

Cambie de vida, de verdad, y permita que los suyos disfruten de calidad de vida. Sus hijos podrán estar en la calle hasta tarde sin temor a que les pille un coche , respirarán un aire más limpio y practicarán deporte sin que a usted le cueste un riñón.

Atrévase. Tendrá la excusa perfecta para no tener que ir a ver a la suegra todos los domingos.

 

La crisis de los cítricos y la soberanía alimentaria 10 agosto 2009

Cualquier alicantino se sobrecoge cuando abandona las comarcas del sur y se adentra por el verdor y la humedad reinante en las dos Marinas. Si el viaje se hace en coche, al cruzar el tunel del Mascarat, de repente uno tiene la sensación de haber abandonado la sequedad y semidesértica realidad del sur alicantino para adentrarse en una pradera verde que acaba por desembocar en un mar de naranjos y limoneros.

Bien es conocido de todos que hará un siglo que la huerta alicantina, y particularmente la huerta de la Marina Alta, se dedicó en exclusiva al monocultivo cítrico. Y sabido es de to+as que este sector ha desembocado en una crisis tras otra, todas ellas agravadas por la Gran Crisis que se ceba ahora tan especialmente con nuestra provincia. No se libraron el turismo, la construcción, el calzado o el textil, y por supuesto no se ha librado la agricultura. O más bien la monoagricultura a la que nos hemos dedicado con ahínco durante siglo y medio, proporcionando naranjas y limones a toda Europa hasta que, terror, llegaron las naranjas marroquíes o turcas, mucho más baratas.

citricos

Leí hace poco un artículo en el Levante que venía a decir que la solución a dicha crisis pasaba por estudiar las variedades tardías (y poder vender naranjas y limones todo el año entrando en competencia con el resto de mercados) y la mejora de las técnicas de recogida o el combate contra las plagas… Más de lo mismo. Nada se decía en el artículo sobre la verdadera crisis que asola a nuestra comunidad: la crisis alimentaria. El monocultivo de cítricos atenta contra la biodiversidad, mortifica el suelo, nos hace diana de plagas cada vez más resistentes, y acaba con las variedades autóctonas y los cultivos (¡y empleos!) tradicionales. Nada se decía en el artículo de arrancar la parte de los naranjos que no son rentables y devolver la soberanía alimentaria al pueblo alicantino y valenciano: devolverle sus frutas y hortalizas, el sabor, la variedad y la cercanía de los alimentos. Nada se decía en el artículo de dedicar el resto de los naranjos exclusivamente a la producción ecológica (y su transformación alimentaria en zumos y otros productos), único sector que puede medirse cara a cara con la crisis y seguir adelante. Nada decía el artículo de la relación entre monocultivo y desertificación, y lo mismo podría decirse de otros cultivos “típicos” alicantinos como la vid, el olivo y el almendro.

El otro día estuve paseándome por entre las huertas de Beniarbeig, en la Marina Alta. Con la cantidad de terreno dedicado al cítrico en los alrededores de este pueblo de menos de 2.000 habitantes se podría alimentar de una forma diversa y saludable a la mitad de la provincia. De repente me encontré con un par de parcelas de las que habían arrancado los árboles y habían plantado berenjenas, tomate, pimiento, fresas, calabaza, y más! Ignoro si los dueñ+s lo venden en el mercado o se lo comen en su casa, pero respiré aliviada pensando que no todo el mundo ha perdido la cabeza y hay gente todavía dispuesta a recuperar la tierra para sus hij+s y no para las multinacionales.

 

La Cámara de Comercio de Alicante y la reactivación del ladrillo 10 julio 2009

Ayer tuvo lugar en el Club Información la presentación del estudio que ha elaborado la Cámara de Comercio de Alicante para reactivar la economía de la provincia. Desgraciadamente, el empresariado alicantino no parece haber aprendido de los errores que han llevado a la provincia a ser una de las más afectadas por la crisis, ya que en este estudio se apuesta una vez más por los sectores más castigados: la construcción y el turismo.

Aunque mucho se habló ayer en el Club Información de la reconversión de ambos sectores y de la competitividad, nada se dice en este estudio de prácticas y negocios más compatibles y más resputuosos con el medio ambiente, con más perspectiva a largo plazo y más estabilidad ante las fluctuaciones de la economía, regionales o globales. Por ejemplo, aunque se menciona la rehabilitación de viviendas en centros históricos, no se propone esta actividad como prioritaria, ni se apuesta por la mejora de la eficiencia energética en todo el parque de viviendas, actividad que daría trabajo por muchos años a mucha pequeña y mediana empresa. Tampoco se habla en el informe de bioconstrucción o de inversión en paneles solares para agua caliente, otro negocio en el que nuestra comunidad ya debería ser líder.

Se habla mucho del turismo y su calidad, pero poco de abandonar el modelo de sol y playa y nada de apostar por el turismo alternativo, rural, de naturaleza. Mucho menos de explotar las posibilidades de los once parques naturales de la provincia, que desconocen los propios alicantinos, y que la inmensa mayoría de los turistas se van sin siquiera imaginar que existen. Nada se dice tampoco de fomentar el turismo de proximidad a través de una mejora del transporte público en autobús y en tren.

Pero estos son los dos sectores de los que sí se habla en el estudio. ¿Qué hay del resto de posibilidades? ¿Desconoce el sector empresarial alicantino las posibilidades de la agricultura ecológica, los beneficios que traería para la provincia la creación de un instituto tecnológico de agricultura ecológica y de una industria sólida de la trasnformación de alimentos ecológicos? Por lo visto sí, y se ignora también los innumerables beneficios que traería el turismo gastronómico si Alicante empezara a explotar un patrimonio singular.

Tampoco merece mención en este estudio los sectores tradicionales de la provincia de Alicante: el juguete, el calzado, el textil, el mueble, el mármol… ¿y qué pasa si hablamos de hacer estas industrias más verdes, de crear etiquetas ecolóogicas para estas industrias? Una etiqueta ecológica es un valor añadido para un producto, que facilita su venta en el mercado nacional e internacional, y proporciona mayor calidad al comprador local. Lo sabe bién el Instituto del Textil de Alcoy, donde han creado la marca de responsabilidad social y ecológica “Made in Green” que está salvando puestos de trabajo locales. Por desgracia, poco o nada se informó ayer en el Club Información de estas valientes iniciativas.

Una pena, la estrechez de miras del sector empresarial, al menos del que se ha encargado de escribir este informe que para mí no resulta representativo. Se olvida de sectores alternativos que, bien arropados, podrían tener mucho que decir en la diversificación de la economía provincial y apuesta poco o nada por combinar la actividad económica con el cuidado del planeta.

 

Alternativas para Alicante: la agricultura ecológica 19 mayo 2009

A menudo se nos acusa a los Verdes, cuando no estamos en el gobierno, de agoreros, negativos y de no ofrecer alternativas. Y cuando estamos en el gobierno, de apagaincendios, de actuar siempre a posteriori y, en definitiva, de carecer de ideas o programa.

Bien, hablemos en positivo, pues. Durante meses y meses el ejecutivo del Gobierno por un lado, y por el otro el Consell, nos han venido vendiendo una serie de soluciones a la crisis que a los Verdes nos convencen bien poco. El Gobierno habla de cambio en modelo productivo, y a continuación lanza toda una serie de medidas para continuarlo. Y otro tanto hace nuestra comunidad autónoma. Para los Verdes, la salida de la crisis pasa por apostar todavía más por la lucha contra el cambio climático y el cambio en los patrones de consumo de la sociedad actual.

Por ejemplo, hablemos de lo obvio. Hablemos de agricultura ecológica. La Comunidad Valenciana, y la provincia de Alicante, se encuentra a la cabeza de España en producción ecológica con 32.069 y 9.994 hectáreas respectivamente. Sin embargo, el 80% de de esta producción se exporta, mayormente a Alemania. Es decir, estamos generando una riqueza medioambiental que podría traducirse en salud para l+s ciudadan+s y empleos de calidad, y la estamos vendiendo al extranjero.

Una de las salidas a la crisis de la provincia consiste en invertir más en agricultura ecológica, no sólo para ampliar la superficie cultivada y la variedad de cultivos y ganadería, sino también para desarrollar la industria transformadora (que podría dar empleos estables y contribuir al desarrollo rural), motivar y educar al consumidor (lo que redundaría en su salud y calidad de vida), y diseñar canales de distribución a nivel local (proporcionando productos atractivos y alternativos para la hostelería local).

En una conferencia en el Parlamento Europeo, Víctor González, de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica, denunciaba que España es el único país de la Unión Europea que carece de un instituto tecnológico dedicado en exclusiva a fomentar el estudio de esta modalidad. ¿Por qué no adelantarnos y reclamar ese instituto innovador para la Comunidad Valenciana? Un instituto tecnológico crea empleo estable directo e indirecto a corto y a largo plazo, es una inversión en I+D, y una salidad para tanto científico local que tiene que buscar trabajo fuera.

 

Alicante necesita una alternativa verde 12 mayo 2009

Filed under: Otro Alicante — los verdes de europa @ 14:35
Tags: , , ,

Los Verdes de Europa acaban de aterrizar en Alicante, y lo hacen con el propósito de ofrecer alternativas ecologistas y verdes a la ciudadanía. Pero también con la ciudadanía. Alicante se merece una economía más allá del ladrillo, un turismo sostenible más allá de las playas y la temporada, una clase política más digna y un medio ambiente menos destrozado. Cambiemos Alicante entre tod+s y hagamos esta provincia y esta ciudad, un poco más habitables, junt+s.